Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

Zen Revolution

Imagen
Durante el transcurrir de la practica  de zazen nos esforzamos por no tomar partido ni juicio en nuestra propia vida. De esta forma encontramos una mirada nueva, sin condicionantes, que nos permite poco a poco conocernos mejor. Esto permite vernos a nosotros mismos en el reflejo de zazen. Aparece lo que se suele llamar la atención sostenida ,que es una atención que surge de un estrato más profundo de la consciencia. En esta mirada sin mirar, cada cosa se refleja tal cual es, no hay juicio ni rechazo, por lo que podemos vivir cada fenómeno desde la totalidad en la interdependencia. Lo que limita nuestra vida, es estar constante en la mente dual, que disecciona la totalidad en partes, separa lo bueno y lo malo,  juzga y encierra al ser humano en un limite personal.
Necesitamos este otro tipo de mirada, la mirada interior que mira desde la totalidad de nuestro ser, no solo desde una parte limitada y enferma. De  esta forma es posible seguir el movimiento que constantemente n…

La Ùltima enseñanza de Budha

Imagen
LA ÚLTIMA ENSEÑANZA DEL BUDA

Cuando llegó el final de sus días, mirando a sus discípulos Buda se preocupó por su propio hogar y por el hogar de ellos y decidió volver a su hogar, a Kapilavastu.
Cada día, desde su debilidad daba unas breves charlas de cinco a siete minutos sobre el propio hogar.
Cuando estaba acostado bajo los árboles del bosque de Sala en Kusinagara, el Buda se dirigió por última vez a sus discípulos insistiendo sobre la importancia del Dharma, de la enseñanza. Quería que la enseñanza y no una persona fuera el maestro de sus discípulos.

Les dijo:
“Sed vosotros mismos vuestra propia lámpara. Sed vosotros mismos vuestra propia isla. Vuestro recurso. No dependáis de nadie.
Que mi enseñanza sea vuestra lámpara, que mi enseñanza sea vuestra isla, vuestro propio recurso, vuestro propio hogar. No dependáis de otra enseñanza.
Mirad vuestro propio cuerpo, observad hasta qué punto es impuro. Si sabéis que el placer y el dolor son causa de sufrimiento, ¿cómo podéis dar curso libre a v…