Las tres patas.


El que se compromete a practicar el Zen debe estar equipado con tres cosas esenciales:
Una fuerte raíz de fe.
Una gran masa de duda.
Una gran tenacidad de propósito.
Si le falta una de ellas, será como un taburete con sólo dos patas.

Maestro Hakuin (1685-1768)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sesshin Egino 2017 - Agradecimiento.

Sesshin con Roland Yuno Rech - Egino 17,18 y 19 marzo 2017

Taller y Conferencia, 23 septiembre 2016 - Visión Budista Zen sobre la paz y la guerra.