Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2013

Kin-hin es avanzar como...

Imagen
"Kin-hin es avanzar como el tigre en la selva
o el dragón en el mar.
El apoyo del pie es firme y silencioso
como el paso de un ladrón".

Taisen Deshimaru Roshi.

En Kin-hin aprendemos a concentrarnos totalmente en cada paso, yendo hasta el final de la espiración antes de dar un nuevo paso. Esto se convierte en la forma de andar de los discípulos del zen en la vida, concentrándose completamente en cada práctica, en cada acción, hasta el final antes de comenzar con otra cosa. Es importante acabar cada cosa que hacemos.No practicar a medias. No vivir a medias.

Roland Yuno Rech, maestro zen.
"LA REALIZACION DEL DESPERTAR"
Comentarios al "Genjo Koan" del maestro zen Dogen.
Editorial MILENIO - ISBN 978-84-9743-433-1
Traducción de Antonio Arana y Txus Laita.

Hablar y practicar.

Imagen
En Japón los artesanos tienen a chicos de nueve o diez años de edad como ayudantes o recaderos. Cuando llegan a los quince o dieciséis años se les pone al fin una herramienta en la mano. No se les explica nada más, pero si no saben que hacer con la herramienta se les dice: "¡Eh, tú!, ¿Qué estás haciendo?. ¿Donde has tenido la vista puesta hasta hoy?".
Lo mismo sucede en un templo zen. Ahí no se habla mucho de budismo. Se practica.

"El Zen es la mayor patraña de todos los tiempos".
Kodo Sawaki Roshi (1880-1965)

Nunca olvides tu primer zazen.

Imagen
En zazen sé siempre un principiante. Nunca olvides como te sentías la primera vez que pisaste la sala de meditación. Este sentimiento de respeto nos acerca mucho al zazen. Nunca olvides tu primer zazen, no te conviertas en un "profesional" del zazen.

"El Zen es la mayor patraña de todos los tiempos".
Kodo Sawaki Roshi (1880-1965)

Somos arrastrados...

Imagen
Somos arrastrados como nubes a través de nacimientos y muertes. El camino de la ignorancia y el camino de la iluminación lo recorremos soñando. Sólo una cosa permanece todavía en mí memoria, incluso después de despertar: el sonido de la lluvia que escuchaba una noche en mí retiro de Fukakusa.

Ehiei DÔGEN, Maestro Zen (1200-1253).