Una y otra vez.

Se necesitan miles y miles de gotas de agua cayendo sobre una piedra antes de dejar una huella sobre la misma. En el dojô  nos sentamos y escuchamos caer esas gotas, una y otra vez, sobre nuestras mentes y corazones. La madera, la campana, el gong, las mismas instrucciones... 
Ejecutamos las mismas acciones, los mismos gestos, una y otra vez, un día tras otro. Repitiendo y repitiendo tratamos de recuperar nuestra atención, perdida en el mundo exterior, regresando a nosotros mismos.
El zen es la práctica de regresar a nosotros mismos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sesshin Egino 2017 - Agradecimiento.

Sesshin con Roland Yuno Rech - Egino 17,18 y 19 marzo 2017

Taller y Conferencia, 23 septiembre 2016 - Visión Budista Zen sobre la paz y la guerra.