Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2011

Shin Jin Mei (36)

Imagen
SHIN JIN MEI (Poema de la Fe en el Espíritu).
Maestro KANCHI SÔSAN (¿-606).

Ken hen se opone a la verdad, kontin se escapa de ella.
Comentario del Maestro TAISEN DESHIMARU:

Ken hen y kontin representan dos escollos opuestos en la práctica de zazen. El primero, llamado también san ran, corresponde a la excitación, a la dispersión del espíritu, sometido al flujo de los pensamientos, sin descanso ni estabilidad...
El segundo escollo corresponde a la depresión, al oscurecimiento del espíritu, ensombrecido en el cansancio o en el sueño. Ansiosos, sufrientes vamos hacia la oscuridad, descendemos, dudando, sin fe estable...

Shin Jin Mei (35)

Imagen
SHIN JIN MEI (Poema de la Fe en el Espíritu). Maestro KANCHI SÔSAN (¿-606).
Confiando en la naturaleza podemos estar en armonía con la Vía.
Comentario del Maestro TAISEN DESHIMARU:
En zazen, el cerebro frontal entra en una fase de reposo. La postura justa y la respiración exacta conducen a nuestro cerebro a su condición normal, permitiendo que el cerebro primitivo se refuerce. De esta manera podemos comprender nuestra propia naturaleza original y eterna.

Shin Jin Mei (34)

Imagen
SHIN JIN MEI (Poema de la Fe en el Espíritu). Maestro KANCHI SÔSAN (¿-606).
Si lo expresamos libremente, somos naturales. En nuestro cuerpo no hay ningún lugar
al que ir y permanecer.

Comentario del Maestro TAISEN DESHIMARU:

"En nuestro cuerpo no hay ningún lugar al que ir ni permanecer" Tal es la verdadera libertad. Los niños van, vienen, miran, se quedan de pie., sin objeto, sin meta. Nosotros también deberíamos actuar inconscientemente, sin dejar huellas.

Sodho

Imagen
Precioso Kanji Mu (nada)
Hacer clikc aquí para
verlo

Shin Jin Mei (33)

Imagen
SHIN JIN MEI (Poema de la Fe en el Espíritu). Maestro KANCHI SÔSAN (¿-606).
Sí nos aferramos a un espíritu mezquino perderemos toda medida y nos precipitaremos en la vía del error.
Comentario del Maestro TAISEN DESHIMARU:
El espíritu mezquino es desgarrado por el dualismo. Nunca satisfecho, sentado entre dos sillas, siempre buscando algún provecho, se extravía y acaba en un callejón sin salida. Entonces es asaltado por la ansiedad, por la incertitud, por el agotamiento.